Balmaseda

La localidad de Balmaseda, en la provincia vasca de Bizkaia, es una de las pocas localidades de España que sigue manteniendo tradiciones intactas con siglos y siglos de antigüedad durante su Semana Santa. La Pasión Viviente es el gran espectáculo durante estos días, singular e incomparable.

El pueblo de Balamaseda vive con especial entusiasmo la Semana Santa, siendo el Jueves Santo el día que se espera con mayor expectación. Durante este día se puede vivir por sus calles los últimos días de Jesús a través de una representación que nos dejará a todos con la boca abierta. También destacan las procesiones acompañadas por soldados romanos y la Procesión del Silencio que se lleva a cabo el Viernes Santo. En todas estas manifestaciones son los propios vecinos de Balmaseda, e incluso de villas cercanas, las que participan y es gracias a ellos que sigan vivas desde el siglo XIX. Pero durante nuestra visita podremos conocer lugares tan emblemáticos de esta localidad como el Puente Viejo, que data del siglo XII, el Conjunto Monumental de Santa Clara, la Plaza de San Severino, donde se halla el Palacio de Urrutia, y la Casa Consistorial, entre muchos otros. También podremos degustar la rica gastronomía típica del País Vasco, como el pisto a la bilbaína, o el delicioso bacalao al pil pil.

Viajar a Balmaseda es muy sencillo ya que se encuentra a menos de cincuenta kilómetros de la ciudad de Bilbao. Tomando simplemente la BI-838 llegaremos en automóvil en poca más de media hora. Otra opción es viajar en avión hasta Bilbao con compañías aéreas de bajo coste como Vueling o Ryanair, que ofrecen vuelos realmente asequibles, y tomar posteriormente el autobús. En cuanto al alojamiento, en Balmaseda hay tanto hoteles como hostales y hopedajes para todos los blosillos, aunque al ser un punto clave del turismo en esta época, es conveniente hacer las reservas con bastante antelación.