Santillana del Mar es uno de los destinos imprescindibles de Cantabria, una ciudad costera que ofrece al visitante un sinfín de posibilidades de ocio y turismo, un lugar con una magia especial que nos dejará a todos prendados. Un gran destino para disfrutar del mar, la montaña, el arte y la tradición.

La ciudad de Santilla del Mar, declarada Conjunto Histórico Artístico y situada a escasos kilómetros de Santander, posee un patrimonio natural, histórico y artístico incomparable, uno de los más ricos de Cantabria. Sus gentes, rica cocina, callejuelas, monumentos, fuentes, playas y paisajes harán de nuestra estancia una experiencia reconfortante. En el entorno también encontraremos monumentos naturales, como la internacionalmente conocida Cueva de Altamira o el Zoológico de Santillana del Mar, visita obligada tanto si viajamos con niños como si no. Por otro lado, los amantes de la naturaleza y de los paisajes no pueden perderse los impresionantes acantilados de Puerto Calderón, uno de los mejores lugares de la zona para contemplar los atardeceres más bellos. Volviendo al casco histórico de Santilla del Mar, éste se presenta como un lugar ideal en el que perderse. Sus calles empedradas, plazas con soportales y monumentos que nos aguardan en cada esquina hacen del corazón de la ciudad un paraíso sensorial. Algunos de los edificios y monumentos más importantes y representativos de la ciudad costera son la Colegiata de Santa Juliana y el Claustro, el Palacio de Viveda, que data del siglo XVIII, la Torre de Calderón de la Barca, perteneciente a la Edad Media, y un imponente conjunto de casas solariegas y palacios, siendo algunos de los más llamativos el Palacio de Mijares, Casas de Quevedo y Cossío, la Casa de los Villa y la Casa de Leonor de la Vega.

Otros símbolos de Santillana del Mar son la Torre del Merino, la Plaza de Ramón Pelayo, la Casa de los Alonso y la Torre de Don Borja. También sería interesante visitar algunos de sus museos, como el Museo Jesús Otero, con una gran exposición de esculturas de artistas, o el Museo de El Solar, centrado en la Inquisición y la tortura.