Torre_del_reloj_de_la_ciudad_de_Toro._(Zamora)

La localidad zamorana de Toro, a orillas del Río Duero, es una de las mejores propuestas de turismo rural que nos propone la provincia castellano-leonesa. En Toro, naturaleza, cultura y gastronomía se aúnan a la perfección, haciendo de la villa un destino inolvidable para una escapada.

Toro es, sin lugar a dudas, una parada obligada en una ruta del vino, pues constituye la cuna de los vinos más exquisitos de la Ribera del Duero, un lugar hecho para disfrutar a través de todos los sentidos con un imponente patrimonio artístico e histórico formado por un gran número de conventos, monasterios, palacios, casas nobiliarias e iglesias que hacen del lugar un auténtico tesoro arquitectónico. Algunos de los monumentos y lugares más imprescindibles en la villa de Toro son su Alcázar, la Casa de la Nunciatura y la Muralla, monumentos que pertenecen al Conjunto Histórico Artístico de Toro. En cuanto a arquitectura religiosa, encontraremos una gran variedad de iglesias, conventos y monasterios, de épocas y estilos muy distintos. Algunos de los conventos más atractivos son el de Santa María la Mayor, el Convento de San Ildefonso y el Convento de Santa Sofía. Por otro lado, nos encontramos con las iglesias, siendo las más destacadas y símbolos indiscutibles de la Toro la Iglesia de San Lorenzo el Real, la Iglesia de San Salvador de los Caballeros y la Iglesia de Santa María de Arbás. También destaca la presencia de numerosos palacios y casas nobiliarias, símbolos de la gran importancia económica de la villa desde hace siglos. Algunos de los palacios mejor conservados e importantes son el Palacio de Bustamante, el Palacio de los Condes de Fuentesaúco y el Palacio de los Marqueses de Castrillo. Un lugar donde no hay cabida para el aburrimiento ya que hay tanto que ver en él que no podremos parar ni un solo día de pasear por sus callejuelas, plazas y paseos. Además, no nos podemos perder la gastronomía, sobre todo los vinos de la zona, costumbre, tradiciones y productos de artesanía que nos ofrece Toro, un destino rural incomparable.

Relacionado  La Ruta de los Castillos de Zamora

En cuanto al alojamiento, el tipo más extendido es la casa rural, una de las mejores opciones para hacer noche durante nuestra estancia ya que las tarifas son muy asequibles, sobre todo si viajamos con un grupo numeroso de personas, y cuentan con todo tipo de comodidades. Pero también hay varios hoteles y hostales en la zona, alojamientos para todos los gustos y bolsillos.