Para conocer a fondo la provincia de Orense y sus maravillas de forma divertida, amena y emocionante; el turismo activo y de aventura del lugar es una excelente herramienta que te da la posibilidad de adentrarte en los parajes más impresionantes e insólitos con la ayuda de guías profesionales que te llevarán hasta ellos.

Una de las rutas más fascinantes de Orense es sin duda la de los Cañones del Río Sil, de la que os vamos a hablar a continuación en este artículo.
sil.jpg

Siguiendo el recorrido del catamarán, comenzamos la ruta desde la desembocadura del Río Sil, en la zona de Os Peares, por una de las pequeñas y encantadoras carreteras del lugar donde empezaremos a ver los tremendos paisajes que el Sil ha ido esculpiendo a lo largo de los siglos. A lo largo de 12 kilómetros de carretera, vamos viendo a nuestro paso los Cañones Inferiores, hasta llegar al mismo muro de la Presa de Santo Estevo, un lugar lleno de magia y espectacularidad. Y más adelante, llegamos al conocido embarcadero de Santo Estevo.

El embarcadero de Santo Estevo, en la apertura central de los Cañones, es el punto de partida para la ruta del catamarán de los Cañones del Río Sil. En una de las embarcaciones, comenzaremos nuestra aventura, un paseo precioso navegando por estas aguas que, en muy poco tiempo, nos conduce hasta los primeros Cañones Superiores, impresionantes formaciones que de otro modo no podríamos apreciar. Estos cañones llegan a los 13 kilómetros de longitud, y metro a metro nos sorprenden con espeluznantes barrancos y formaciones creadas por la particular erosión del río Sil, que sin duda ha esculpido día a día una de las maravillas más impactantes de todo su recorrido, y de toda la provincia de Orense. En el Catamarán, la guía nos va informando sobre los puntos más importantes de este recorrido.

Relacionado  Parque Nacional de Cabañeros: Visitas guiadas y atractivos turísticos

Cuando cruzamos estos vastos cañones, el horizonte se abre y nos topamos con los famosos viñedos de Ribera Sacra, con Denominación de Origen propia, en la Ribera do Sil y Amandi. Y una vez visitada la ribera, volvemos hasta el embarcadero de Santo Estevo retrocediendo por los cañones, y este sí es el momento de hacer tranquilamente tus fotografías, sin perder detalle.

Sin duda, una de las rutas de Orense más fascinantes, impresionantes y encantadoras.