Bosque_de_Muniellos

La Reserva Natural Bosque de Muniellos,  situada en Asturias, constituye un auténtico paraíso de lagos, robledales, montes y valles donde poder pasar un divertido fin de semana. El lugar, de gran valor natural, posee paisajes que nos dejarán sin aliento, así como una variada fauna y abundante flora. No en vano, la UNESCO declaró este paraíso natural como Reserva de la Biosfera.

Considerado como uno de los de los paisajes mejor conservados y de mayor calidad de la Cordillera Cantábrica, el Bosque de Muniellos ofrece a sus visitantes un sinfín de posibilidades para una escapada al mundo natural. De hecho, es un lugar hecho a medida para los amantes del ecoturismo, la biología, los valores naturales y el ocio al aire libre. El patrimonio florístico del parque es impresionante y posee especies muy protegidas, como el helecho salvaje o el nenúfar. En cuanto a la fauna de la zona, destaca ante todas, la presencia del oso pardo, en especial peligro de extinción, y otros animales como el urogallo o el corzo. Durante nuestra estancia en la Reserva Natural Integral de Muniellos no nos podemos perder las aldeas insertadas en este precioso paraje, aldeas que hoy en día conservan la arquitectura más antigua y tradicional de la zona. Algunas de las construcciones más típicas de la arquitectura popular de la cornisa cantábrica que podremos contemplar en nuestros paseos son las pallozas y los hórreos.

Llegar al parque es muy sencillo en automóvil, por la Carretera Comarcal AS-211 que se une a la AS-15, tomando el desvío de la localidad de Ventanueva, que se encuentra a tan solo tres kilómetros. En cuanto al alojamiento, las aldeas poseen hostales y pensiones muy económicas, claro que algunos viajeros suelen preferir alquilar casas rurales durante el fin de semana. Ésta puede ser una buena opción si viajamos en grupo y  queremos disfrutar plenamente de este rincón natural de Asturias.