Buscar hoteles

Destino
Fecha de entrada
Fecha de salida

El Parque Natural de Cazorla es uno de los más importantes y de mayor riqueza biológica de toda la Península Ibérica, un espacio protegido hecho para vivir experiencias inolvidables en plena naturaleza, un gran destino para viajar con niños ya que además de divertirse aprenderán muchísimo de este paraje.

En una escapada de fin de semana a Cazorla son varias las rutas de senderismo para elegir , pero al viajar con niños hay que tener en cuenta cuál de ellas es la más apropiada para su edad, ya que hay zonas de accidentado relieve y de vegetación abrupta que para ellos resultan obstáculos difíciles de superar. Una de las rutas más apropiadas para conocer los rincones más emblemáticos y paisajes de Cazorla es la ruta del Utrero, de unos dos kilómetros de longitud. Se trata de una ruta circular, muy amena y en la que los niños se lo pasarán en grande. Una de las mejores formas para conocer la fauna del parque es a través de la denominada Ruta Cinegética, que pasa por una zona de abundante fauna de este tipo y en la que los niños, y nosotros, podremos contemplar grandes manadas de ciervos, muflones, jabalíes y gamos, entre otras especies. Otra opciones son la ruta del Río Aguasmulas, que se inicia en su nacimiento, y el Camino de Linarejos, con vistas preciosas y que se realiza a lo largo del Río Borosa. Además, en el tramo final de esta última ruta se hallan las Lagunas de Valdeozores, uno de los rincones más significativos y emblemáticos del Parque Natural de Cazorla e ideal para que los niños jueguen, respeten los valores naturales y se diviertan. En definitiva, un parque muy recomendado para realizar turismo rural con niños y que no decepcionará a nadie, al igual que no lo harán las villas que en él se encuentran insertadas, con tradiciones, gastronomía y monumentos de gran interés. Algunas de las visitas más atractivas para que los niños aprendan divirtiéndose son la del Museo de las Artes y Costumbres Populares del Alto Guadalquivir, el Castillo de la Iruela, la Cueva del Agua, en Quesada, el Centro Temático de Especies Amenazadas, las Ruinas Romanas de Bruñel, y el Jardín Botánico de Torre del Vinagre, entre otras atracciones.

El alojamiento en el parque y las localidades próximas es muy variado y abundante, siendo las casas rurales y las casas dedicadas al agroturismo los tipos más extendidos. Pero también hay campings, y en las villas cercanas hay hoteles y hostales realmente económicos.

Relacionado  Fiestas de San Juan, el inicio del verano