El Parque Natural Monasterio de Piedra es un auténtico oasis en medio del desértico paisaje de Monegro. Situado junto a Zaragoza, el parque constituye un lugar hecho para el relax y con miles de posibilidades para disfrutar al máximo de nuestra estancia. Sus parajes, poblaciones, monumentos y balneario son sus grandes joyas.

El Parque Natural de Monasterio de Piedra es un lugar único, uno de los parques naturales más destacados de la mitad norte peninsular y un destino imprescindible tanto para los amantes del Ecoturismo como los que prefieren un turismo más cultural. El monumento más atractivo del lugar y el más visitado en el parque, es el Monasterio de Piedra, un edificio único puesto que en él se mezclan a la perfección la arquitectura de estilo románico con la renacentista, gótica y mudéjar. En el parque se pueden llevar a cabo numerosas actividades de ocio al aire libre, desde escalada a rutas de senderismo o pesca. Durante nuestras rutas, ya sean a pie o en bicicleta de montaña, además de maravillarnos por la gran riqueza faunística y florística de Monasterio de Piedra también nos encontraremos con monumentos de gran importancia como el Mirador de la Cruz, el Palacio Abacial y la Torre del Homenaje. Una forma original de conocer todos estos edificios y lugares históricos es dar un paseo en un carruaje tirado por caballos. Otro de los atractivos de la zona es el balneario Monasterio de Piedra, un gran destino termal que se halla en un Monasterio Cisterciense perteneciente al siglo XII y donde podremos recibir numerosos tratamientos para mejorar nuestra salud. En cuanto a la riqueza florística y faunística del lugar, la zona se caracteriza por sus frondosos bosques de castaño, fresno y nogal, bosques donde el verde predomina y donde encontraremos la paz y tranquilidad que tanto se necesitan en una escapada de relax. Por otro lado, la fauna es muy variada siendo las grandes aves rapaces las protagonistas, lo que convierte el parque en uno de los destinos favoritos de muchos ornitólogos. El parque Natural de Monasterio de Piedra es abundante en halcones, búhos reales y distintos tipos de águilas, muchas de ellas especialmente amenazadas.

También nos encontraremos aquí con numerosos ríos, saltos de agua y lagos, siendo un gran destino para los amantes de la pesca, para quienes será útil saber que los peces más abundantes en la zona son la trucha común y la tenca. En definitiva, un rincón natural que posee todas las características necesarias para pasar unos días inolvidables junto a la familia, con los amigos o con nuestra pareja, naturaleza en estado puro.