catedral-marsella-notre-dame.jpg

Al sur de Francia se encuentra la segunda ciudad más poblada del país y un lugar perfecto para una escapada, Marsella. Siendo la ciudad costera más turística del país vecino, Marsella es uno de los destinos europeos mejor valorados por los turistas, convirtiendo a la ciudad en una de las mejores opciones para escaparnos durante unos días o un fin de semana.

Marsella es una ciudad bella, arquitectónicamente envidiable y con mucha historia. En la ciudad se encuentran algunos de los mejores ejemplos de arquitectura románica-bizantina como es el caso de la basílica de Notre-Dame de la Garde y la basílica de Santa María la Mayor, más conocida como la Mayor. Pero también destacan los castillos marselleses como el de Borely. Pero Marsella son sus barrios, famosos por su encanto y la cantidad de tiendas de artesanía. De los 111 barrios que tiene, el más pintoresco es el puerto de L’estaque, donde vivieron pintores como Cezanne, Braque y Dufy. Por otra parte,  el barrio más popular es el de Le Panier, lugar en el que se concentra en mayor número de tiendas, en las que podremos degustar un delicioso chocolate caliente o probar el pan y la repostería típica de la zona.
La vida nocturna de Marsella es muy animada. Para tomar una copa hay dos opciones: quedarse alrededor del puerto, en lugares como La Caravelle conocido por sus sesiones de jazz,  o aventurarse por la Cours Ju, que atrae a un público más joven y marchoso.

Según desde donde iniciemos nuestro viaje, podremos llegar a la ciudad en coche, autobús, tren o con algunos de los vuelos baratos a Marsella, ofertas y paquetes de vacaciones. En cuanto al alojamiento, para dormir en Marsella podremos reservar albergues, pensiones y hostales muy económicos, desde unos 15 euros la noche. Pero la ciudad cuenta también con grandes hoteles para los gustos más refinados. Descubre Marsella en tu próximo viaje a Francia.