Los amantes de la naturaleza y de los parajes singulares no pueden perderse la Cueva de Valporquero, en la provincia de León. En esta cueva mágica podemos dejar volar nuestra imaginación, constituye un lugar único de Castilla y León donde viviremos maravillosas experiencias junto a nuestros seres más queridos.

La Cueva de Valporquero, a media hora en coche desde la ciudad de León y junto al pueblo de Valporquero de Torío, está compuesta por un total de siete salas: la Sala de las Pequeñas Maravillas, la Gran Rotonda, la Sala de las Hadas, la Sala del Cementerio de las Estalactitas, la Gran Vía, la Sala de la Columna Solitaria y la Sala de las Maravillas. Todas y cada una de ellas poseen características únicas que hacen del lugar una visita imprescindible si viajamos a León. La primera de ellas, la de las Pequeñas Maravillas, consta de un lago subterráneo totalmente iluminado y de rocas con extrañas formas, muchas de ellas con nombre propio, como la Virgen con el Niño o Las Gemelas. Posteriormente nos encontramos con la Sala de la Gran Rotonda, con más de veinte metros de altura y la más grande del lugar, surcada por un río en su enorme circo. La Sala de las Hadas es impresionante, puesto que en ella se halla una profunda sima por la que surcan cascadas hacia el curso de las aguas, en un nivel inferior, a casi veinte metros de altura y su sonoridad al caer hace de ella un lugar mágico. Tras atravesar el laberinto de estalactitas de la Sala del Cementerio de las Estalactitas, llegamos a la Gran Vía, una sala que no llega a los diez metros de anchura pero que casi alcanza los cincuenta de altura, un pasillo subterráneo que nos da paso a la Sala de la Columna Solitaria, que recibe dicho nombre al poseer una columna justo en el centro. Por último, nos encontramos con la Sala de las Maravillas. En esta sala encontraremos todo tipo de estalactitas, de todas las formas, colores y tamaños que nos imaginemos y, al fondo, se halla el Lago de las Maravillas. El acceso al lugar es muy sencillo. La Cueva de Valporquero se halla a unos 46 kilómetros de León y a poco más de una hora de viaje de otras ciudades de Castilla y León, como Oviedo, Palencia o Valladolid.