corcega

Mar, playas, historia, monumentos… Córcega, en Francia, es una de las islas más dinámicas que más turistas atrae en épocas veraniegas, junto a Cerdeña.

La encontramos ubicada al Sur Este de la Costa Azul (Niza), y aunque su historia es italiana, posteriormente formó parte de Francia. Por esta razón encontramos toda clase de referencias a ambos países, de ahí esta combinación cultural que no deja a nadie indiferente.

Las playas de Córcega son un gran atractivo, pero también sus montañas. Cuenta con el parque natural Parc Naturel Régional de Corse con infinidad de flora y fauna variada que no nos podemos perder si estamos de visita a la isla. Este parque incluye otros lugares de gran importancia, como el Golfo de Porto y la Reserva Natural de Scandola, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Córcega se dedica a diferentes sectores, pero es el turismo el más destacado. Ello es gracia a su buen clima, sus playas y otros encantos naturales. Aunque no está demasiado masificada, por lo que todavía cuenta con zonas vírgenes por explotar, disfruta de sus playas de gran belleza y piérdete por sus rincones. Los hoteles y otros establecimientos están ubicaso en zonas como Porto Vecchio y Bonifacio, ubicados en el sur de la isla.

Si estamos de viaje a la isla, nos deleitaremos con su rica gatronomía, a caballo entre la francesa y la italiana, con sabor a Mediterráneo. Destaca el sabroso vino de Córcega, que cuenta con nueve denominaciones de origen, la miel corsa, el queso de leche de cabra y de oveja, el aceite de oliva, la salchicha de hígado, el jamón seco, la harina de castaña o los deliciosos crêpes a base de harina de castaña.

Relacionado  Lugares insólitos del pirineo francés: Valle del Lot, pueblos y paisajes con mucho encanto

Algunos de los lugares clave que visitarás en la isla es el puerto de Bastia, Bonifacio, la ciudadela de Calvi, Oletta, los puentes de Golo, las torres genovesas… un viaje que no olvidarás que convertiras en una fantástica estancia veraniega.