El Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, en el municipio de Sepúlveda, en Segovia, se presenta como uno de los destinos rurales más atractivos para preparara nuestra próxima escapada económica de fin de semana, un lugar mágico donde destacan sus panorámicas, bosques de ribera y avifauna.

Llegar al parque en automóvil es muy sencillo, por la Nacional I, que une Madrid con Irún, o por la C-112 si partimos desde Valladolid. En cuanto al alojamiento, la zona cuenta con hoteles, hoteles rurales, casas dedicadas al agroturismo, posadas y albergues muy baratos; por lo que sea cual sea tu presupuesto podrás encontrar hospedaje para un fin de semana o unas vacaciones completas.

El Parque Natural de las Hoces del Río Duratón presenta una gran variedad de paisajes y hábitats, así como una gran riqueza florística y faunística. Además, durante nuestras caminatas descubriremos monumentos y edificaciones religiosas de gran importancia arquitectónica, como es el caso de la Ermita de San Frutos. La vegetación es muy variada, y dependiendo de la altitud en la que nos hallemos, las formaciones vegetales y bosques cambian. En las zonas más altas predominan los bosques de enebro y el matorral, mientras que en la ribera del Río Duratón, en el fondo de un profundo cañón, predominan árboles como el nogal y el castaño. Por otro lado, la riqueza faunística del lugar tampoco se queda atrás, ya que aquí se halla una de las colonias más grandes de buitre leonado de la Península Ibérica, especie animal especialmente amenazada. La riqueza faunística reside en su avifauna, hecho por el cual el parque fue designado Zona de Especial Protección de las Aves, ZEPA, siendo algunas de las especies más representativas el halcón, el búho real y el águila real. Pero también encontraremos mamíferos como el zorro o el tejón, algunos de ellos especialmente protegidos como la nutria. Pero además de su riqueza biológica, en la zona también hay rincones y monumentos que merecen ser visitados. Algunos de los monumentos y edificios más importantes y que no nos podemos perder son la Ermita de San Frutos, de estilo románico, el Convento de la Virgen de la Hoz, y la Iglesia de Santiago, en la villa de Sepúlveda y convertida hoy en el Centro de Interpretación.