amsterdam.jpg

Con la llegada del fin del verano, muchos piensan en viajar al ser los vuelos y los alojamientos más económicos. Ámsterdam es un destino ideal, puesto que en septiembre todavía no hace frío y los precios de los viajes han bajado considerablemente.

Ámsterdam es una ciudad turística que aporta dinamismo durante todo el año. Sus canales, el distrito rojo, sus museos y gran belleza suelen ser puntos a favor y los encantos más especiales. Para recorrerla podemos escoger tres días o bien un fin de semana, pues es fácilmente visitable.

Es imprescindible que veas y te desplaces sobre sus canales, puesto que es llamada la ciudad de los canales del norte de Europa. En ellas, encontramos las típicas casas flotantes, ahora existen un total de 2.500 viviendas flotantes realmente curiosas. Podemos coger un barco y hacer un recorrido que nos llevará por los principales lugares de la ciudad.

La Plaza Dam es eje clave de la ciudad y centro neurálgico. Allí encontramos el Monumento Nacional, un obelisco de 22 metros de altura, el Palacio Real, y el Museo Madame Tussaud (museo de cera) y la iglesia Nieuwe Kerk. Es muy concurrida y un fantástico lugar para tomar algo.

El famoso Barrio Rojo es una de las principales atracciones de Ámsterdam. En él encontramos una vida animada y nocturna única. Son protagonistas las casas de prostitutas que se exhiben en escaparates. Es totalmente legal, puesto que estas mujeres pagan sus impuestos y está reconocido en los Países Bajos desde el año 1911.

Si queremos cenar bien, recomendamos ir a la zona de Leidseplein, donde encontramos una gran plaza, siendo lugar de concentración de teatros y restaurantes. Además de su animación, encontramos el Teatro Municipal, y paradas con juegos y artistas callejeros durante todo el día.

Relacionado  Damme: la joya eclipsada de Bélgica

Ámsterdam es muy rica en museos, dada la influencia de los artistas holandeses durante siglos. Los más conocidos y que recomendamos son el museo casa de Ana Frank, donde vivió y se escondió Ana Frank durante la Segunda Guerra Mundial; el Rijksmuseum, con pintura holandesa; el Museo Van Gogh, el más visitado que alberga más de 200 obras del famoso pintor, y el Museo Rembrandt, con pinturas de este destacado artista.