El municipio cordobés de Belalcázar, en la Comarca de los Pedroches, se presenta como uno de los destinos rurales más interesantes de la provincia de Córdoba para una escapada económica de fin de semana junto a toda la familia.

La localidad de Belalcázar ofrece a sus visitantes uno de los parajes de dehesa más bellos de la Península Ibérica, además de tradiciones y un patrimonio artístico e histórico de gran valor.

El pueblo de Belalcázar se halla dentro del conjunto de pueblos monumentales de la Sierra de Córdoba, un pueblo con monumentos muy importantes y que han favorecido que el pueblo haya sido declarado Patrimonio Histórico Andaluz. El monumento más representativo de la localidad y símbolo indiscutible de la misma es el Castillo de Madroñiz. Esta fortaleza, construida por los árabes en el siglo XI, se halla sobre un cerro rodeado por el Río Zújar y en perfecto estado de conservación, siendo su Torre del Homenaje la parte más carismática del imponente edificio medieval. Otros rincones y lugares que no nos podemos perder durante nuestra estancia en el municipio cordobés son el Monasterio de Santa Clara de la Columna, donde destaca su espléndido claustro, la Iglesia de Santiago el Mayor, la Ermita de la Virgen de la Consolación, la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor, cuya construcción finalizó en el siglo XVII, el Convento de San Francisco de los Mártires, la Ermita de Nuestra señora de Gracia de las Alcantarillas, uno de los mejores ejemplos de ermita rural serrana de Andalucía, y el Puente Romano o Puente Romano de San Pedro, construcción que pertenecía a la calzada romana y que posteriormente ha adquirido un estilo renacentista.

Otros lugares de interés turístico son la Plaza de la Constitución, la Casa Grande y la Ermita de San Sebastián, conocida popularmente como El Santo. Por último, los amantes de la naturaleza y, sobre todo, de la ornitología, no pueden perderse sus extensas dehesas de encina, hábitats donde anidan cientos de cigüeñas cada año ofreciéndonos un espectáculo natural incomparable.