vitoria-gasteiz

La ciudad vasca de Vitoria, con sus amplias avenidas, jardines y edificios señoriales, es uno de los mejores destinos del norte de España para preparar una escapada romántica, entre amigos o con nuestra familia. Vitoria disfruta además de una intensa vida cultural, una noche mágica y posee una excepcional gastronomía  tradicional.

La capital vasca nos descubre un casco medieval en el que es posible hallar rincones encantadores, jardines y grandes paseos arbolados, que hacen de la capital alavesa un auténtico pulmón verde. La ciudad posee un patrimonio arquitectónico exquisito, donde las calles medievales se entremezclan armoniosamente con palacios renacentistas e iglesias neoclásicas. El centro neurálgico de Vitoria es la Plaza de la Virgen Blanca, presidida por el monumento a la batalla de Vitoria y donde se encuentra también la Iglesia de San Miguel. Otros lugares de gran interés que no nos podemos perder son la Catedral de Santa María o Catedral Vieja, la Iglesia de San Vicente y el Palacio de Villa Suso, estos dos últimos lugares emplazados en la Plaza del Machete, donde podremos disfrutar además de la rica gastronomía del lugar y de los singulares vinos vascos. En los alrededores de la ciudad también podremos encontrar rincones muy atractivos como el palacio renacentista de Argómaniz, situado a tan solo 12 kilómetros, y los parques naturales de Izki y Valderejo, de gran riqueza paisajística.

Uno de los modos más económicos para desplazarse a Vitoria es en avión hasta Bilbao, y tomar posteriormente el tren o autobús hasta Vitoria. Los vuelos hasta Bilbao pueden ser muy baratos si reservamos con tiempo y con compañías low cost como Ryanair o Vueling, al igual que los billetes de autobús y tren, tardando poco más de una hora en realizar el trayecto Bilbao-Vitoria. En cuanto al alojamiento, la ciudad cuenta con una amplia gama en la que podremos encontrar desde lujosos hoteles hasta hostales, pensiones y albergues a muy buen precio.