moulin-rouge

Montmartre es uno de los lugares favoritos por los turistas que llegan a París. Lo que más destaca de ese emblemático barrio parisino situado en el extremo norte de la ciudad es la Basílica del Sacré Coeur o del Sagrado Corazón, que se haya en la cima de la colina, en la cumbre de Le Butte Montmartre, que es el punto más alto de la ciudad.

Desde la parte inferior de la colina, tenemos la opción de tomar el funicular que nos dejará en la Place du Tertre o bien utilizar la enorme escalera de 197 escalones que nos llevará hasta la cima.

La Basílica del Sacré Coeur es una iglesia católica dedicada al Sagrado Corazón de Jesús. Fue diseñada por Paul Abadie. Se comenzó a construir en el año 1875 y se terminó en 1914. La entrada a la basílica es gratuita, aunque se aceptan donaciones para el mantenimiento del edificio.

Hasta 1860, Montmartre fue una población independiente. A partir de esa fecha pasó a ser un distrito de París. Durante los años de la bohemia, este barrio adquirió muy mala reputación debido a los burdeles y cabaret que albergaba. Fueron los artistas los que con el tiempo hicieron de este barrio un lugar emblemático de la ciudad.

Montmartre está dividido en dos zonas bien diferenciadas. En la zona de la Plaza Pigalle se vive un ambiente en el que predominan los cabarets y demás locales y tiendas para adultos. Allí encontrarmeos el mítico Moulin Rouge, icono de la vida nocturna parisina que atrae cada noche a turistas llegados de todos los lugares.

Relacionado  Vuelos low cost a Francia y coches de alquiler para recoger en el destino

Las calles de este popular barrio, situado en la parte inferior de la colina, están llenas de arte y de restaurantes encantadores. En sus casas, aún se percibe el ambiente de los artistas que vivieron en ellas a finales del siglo XIX y principios del XX. Entre sus residentes más notables destacan Pablo Picasso, Henri Matisse, Max Jacob, Maurice Utrillo y Goerges Braque. En realidad, los edificios originales se quemaron en 1970 y han sido sustituidos. De todas formas, nunca faltan interesantes exposiciones de pintura por la zona.

La Place des Abbadesses es un lugar muy frecuentado por músicos callejeros, donde todo el día suena música en directo. En la Plaza de Jehan Rictus hay una pared de azulejos azules donde hay escrito “te amo” en más de 250 idiomas y dialectos. Existe una historia curiosa sobre ellos. El autor de los azulejos fue un músico y artista francés llamado Frederic Baron. Este hombre comenzó su proyecto en el año 1992 vagando por las calles de París y pidiendo a la gente que le escribiera esas palabras en su idioma nativo. Sobre estos azulejos hay una pintura añadida posteriormente por otra persona con el siguiente texto: “aimer c’est du désordre… alors aimons!”.

En la que suele llamarse popularmente la Plaza de los Artistas, encontraremos por todos lados caballetes, sombrillas, mesas, etc., todo un espectáculo de colores y un lugar ideal para pasear. Si deseamos un retrato o una caricatura de nosotros mismos, allí pueden hacérnosla en poco tiempo. Cerca está la Place du Tertre. Esta plaza está rodeada de cafeterías, restaurantes y pequeñas tiendas de arte. Si necesitamos algún mapa de la zona o de París, en una de sus esquinas hay ubicada una oficina de turismo que nos lo podrá facilitar.