¿Buscas un destino exótico, especialmente interesante y con mucho encanto, repleto de atractivos fascinantes, con excelentes playas y un ambiente de lo más insólito? Pues Melilla es tu destino.

Melilla presume y con mucha razón de ser una de las ciudades más bellas de España, entre otras cosas por sus magníficos monumentos, templos y edificios simbólicos. Uno de los itinerarios más importantes a nivel turístico en Melilla es la Ruta de los Templos, fruto de la convivencia entre cristianos, musulmanes, hindúes, hebreos y otras religiones y culturas más minoritarias.

melilla6.bmp

La Ruta de los Templos de Melilla fue una iniciativa del Patronato de Turismo de Melilla con gran éxito entre turistas y los mismos habitantes de esta ciudad, ya que nos lleva a través de su historia, cultura y mestizaje con un itinerario muy bien informado con cuatro puntos clave de la ciudad, los cuatro santuarios más importantes de cada religión, el sefardí, el cristiano, el musulmán y el hindú.

La primera visita es a la fantástica y preciosa Sinagoga Or Zaruah, que en su traducción significa “Sinagoga de la Luz Santa”. Esta es el espacio de culto de los hebreos de Melilla, una de las 10 sinagogas de la ciudad, y se compone de tres plantas  en las que encontramos atractivos y espacios para nosotros exóticos que nos transportan a otra época, a otro mundo. Siguiendo la Ruta de los Templos de Melilla, llegamos al precioso Templo Hindú  Mandir, el centro religioso espiritual de los hindúes de Melilla que, aunque son la población minoritaria, nos ofrecen un montón de atractivos como su gastronomía, sus fiestas, y, por supuesto, su fantástico templo. Más adelante llegamos a una de las mezquitas más importantes de Melilla y, quizás, del Norte de África, la Zawiya Alawiya del Cerro de la Palma, una visita que no te puedes perder y uno de los edificios más importantes y emblemáticos de Melilla. Y concluimos con otra de las maravillas de la ciudad, la Iglesia de La Purísima Concepción, la más antigua de Melilla y en cuyo interior encontramos la magnífica talla del Cristo de la Vera Cruz, un símbolo de la llegada de los españoles a la ciudad. Y por supuesto, a lo largo del recorrido iremos descubriendo, admirando y enamorándonos de los innumerables atractivos de esta fascinante ciudad, que os ofreceremos próximamente en nuevos artículos sobre Melilla.