Palazzo-Maurogordato-Livorno

La primera impresión que tendremos cuando lleguemos a Livorno es la de retroceder en el tiempo. Esta curiosa ciudad italiana, llena de encanto y sobriedad, es ideal para disfrutar de la tranquilidad en pareja o perfecta para pasar al menos un día en familia acompañados de nuestros hijos.

Livorno, a pesar de ser una ciudad no demasiado grande, cuenta con uno de los puertos más importantes de Italia y es sede de la Academia Naval. Es una ciudad con una fácil orientación, por lo que situarnos en ella no nos resultará difícil, simplemente con la sola ayuda de un mapa tendremos suficiente. Es un gran disfrute pasear por sus calles, bastante llanas, y participar de la vida cotidiana visitando por ejemplo el mercado que hay junto a la plaza de abastos, muy tradicional y que nos recordará como eran en España hace treinta años. También toda la zona de alrededores tiene bastante atractivo. En ella predominan las tiendas a pie de calle, donde se puede comprar una gran variedad de productos, desde pescado fresco, pastas, quesos hasta ropa a muy buen precio.

En Livorno no abundan los restaurantes, por lo que si nos da hambre durante nuestros paseos es preferible parar en algún bar y picar algo con snacks. Seguro que nos sorprenderán sus precios, que suelen ser bastante baratos como practicamente todo en esta ciudad de Italia.

En la gastronomía de Livorno predomina el pescado. Entre sus especialidades está la sopa de pescado y pan tostado; el bacalao con cebolla, patatas y tomate; y el salmonete a la lovornesa en salsa de tomate, acompañado de ajo y perejil. Otros platos que encontraremos son las rocchette de pasta y la schiacciata. A destacar sus excelentes vinos locales, como el Blanco del Elba, Passito del Elba, Aleatico de Portoferraio y el vino tinto de Colle Salvetti.

Relacionado  Italia. La hermosa Costa Amalfitana y sus singulares pueblos

En nuestro recorrido tendremos ocasión de visitar “la pequeña Venecia” o la Venezia Nuova, construida en el siglo XVII, con gran inspiración en la ciudad de las lagunas. Se trata de unas calles con arterias de agua y con un atractivo muy especial. Encontraremos puentes y enormes palacios de gran belleza. Por supuesto que nos recordará a la Venecia auténtica aunque existen grandes diferencias entre una y otra. Hay barcos para el transporte amarrados a los lados de las calles, lo que le da también un toque de color. Los paseos por esta zona suelen ser muy agradables y solo nos ocuparán varias horas. En esta zona de la ciudad encontraremos restaurantes típicos y locales de moda.

Entre los lugares interesantes que no debemos dejar de visitar se encuentran la Iglesia de Santa Caterina, el Santuario de Santa María de las Gracias y el Museo Cívico Giovanni Fattori.