La comarca catalana de Pallars Sobirá, que se enclava los Pirineos de Cataluña, es una de las propuestas más estimulantes y atractivas para una escapada de fin de semana de aventura. En la comarca encontraremos parajes y pueblos de montaña con mucho encanto.

Pirineos Catalanes

Pirineos Catalanes (Foto: Flickr)

Realizar una ruta por la Comarca Pallars Sobirá supone encontrarse con uno mismo en una tierra donde la tranquilidad y belleza de sus parajes y el silencio de sus pueblos harán de nuestro viaje una experiencia única. Puede ser una gran excusa para huir de las ciudades y relajarse en la compañía de amigos, con nuestra familia o pareja. En la comarca se pueden seguir distintos itinerarios para conocer sus rincones y atracciones más interesantes, pero una de las rutas más extendidas tiene su inicio en Esterri d´Aneu. La localidad de Esterri d´Aneu, a casi mil metros de altitud sobre el nivel del mar, es considerada la puerta de entrada al bello Valle de Arán. El pueblo se halla en un enclave único, en pleno Valle del Pirineo de Lérida, y son muchas las excursiones y deportes al aire libre que se pueden desarrollar en su entorno, siendo el montañismo la actividad estrella. Dejando atrás a Esterr d´Aneu, nos encontramos en el municipio de Pallars Sobirá, una localidad con mucho encanto, pero que ha adquirido popularidad por la estación de esquí Pirineo Espot Esquí. La estación se encuentra abierta todo el año y es uno de los destinos favoritos de los amantes de los deportes de nieve, no sólo de España sino de Europa. La estación se halla en pleno Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, por lo que podremos esquiar en un entorno natural envidiable. La estación Pirineo Espot Esquí pose casi treinta kilómetros esquiables y más de treinta pistas, así como un amplio abanico de instalaciones para practicar saltos de trampolín o snowboard, entre otras estimulantes actividades. Otra opción para disfrutar de la nieve en la zona es la estación Baqueira-Beret, muy cerca de Vielha.

Otros rincones que no nos podemos perder en el Pirineo de Cataluña son el municipio de Vilamós, con un importante conjunto artístico e histórico compuesto por joyas como la Iglesia de Santa María o la Capilla de San Miguel, y la localidad de Bossóst, en un enclave natural mágico y resguardado por el verde Monte Portillón. Una completa ruta donde los deportes y la montaña son protagonistas.