Fraga, capital de la Comarca del Bajo Cinca en Huesca, constituye un auténtico remanso de paz y tranquilidad, perfecta como destino para una escapada rural de fin de semana. Se trata de una localidad con mucho encanto, con rincones incomparables y un entorno natural muy bien conservado y de gran valor paisajístico.

Fraga posee una arraigada tradición y cultura medieval, y conserva un casco histórico de gran singularidad, con magníficos ejemplos arquitectónicos del medievo. Andar por sus calles es viajar en el tiempo. En Fraga hallaremos preciosas construcciones árabes, palacios, casas nobiliarias y castillos impresionantes, un patrimonio artístico e histórico de indiscutible importancia. Uno de los rincones más populares y turísticos en Fraga es la Casa Museo de Salvador Sabaté, museo dedicado a la genial figura del pintor Salvador Sabaté y lugar donde nació. Uno de los edificios más espectaculares es el Palacio de Moncada, en pleno centro de Fraga. El palacio data del siglo XVII y en él se hallan hoy la Biblioteca Municipal y el Museo de la Ciudad. Uno de los edificios de arquitectura religiosa más importantes es la Iglesia Parroquial de San Pedro, del siglo XII, donde se mezclan estilos muy distintos, desde el Románico al Barroco. Por último, una de las visitas indispensables es la de Villa Fortunatus, una villa romana perteneciente al siglo II en un estado de conservación excelente. Destaca también el entorno natural de Fraga y una forma genial de conocerlo es practicando senderismo o a través de rutas en bicicleta. Algunos de los rincones naturales más destacados por su gran valor paisajístico y biológico son el Río Cinca y las Estepas de Monegros.

Llegar a Fraga es muy sencillo, ya que se halla a poco más de cien kilómetros de Zaragoza y tan solo a veinticinco de Lleida. En cuanto al alojamiento, el tipo más extendido es la casa rural, aunque también hay hoteles y hostales económicos que está muy bien.