equipaje-playa

A la hora de partir en vuelos de avión, nos encontramos con numerosas restricciones y limitaciones a la hora de portar nuestros equipajes y a menudo suele ocurrir que tengamos que abandonar en el aeropuerto parte de nuestras pertenencias, a veces muy valiosas, hecho que causa muchas molestias y manchan los recuerdos de unas bonitas escapadas a turísticos rincones de Europa que todos deseamos tener cuando invertimos el presupuesto de nuestras vacaciones en ello.

A la hora de preparar tu equipaje para partir a destinos europeos en tus días libres por medio de vuelos en avión, ten en cuenta que el equipaje, por mucho que sea y aún siendo pagado como exceso de equipaje, deberá ir repartido en bolsos de viaje o maletas con un peso máximo de 45 kilogramos. Por ello es conveniente que revise previamente en una bascula que el peso de cada bulto no exceda de ese peso incluso dejando un margen de un par de kilos para cubrir la posibilidad de que la bascula este mal calibrada. La normativa es muy estricta en cuanto al equipaje se refiere y, nadie desea tener que abandonar alguna prenda o pertenencia de valor por un error o despiste.

En cuanto al envasado de cualquier tipo de líquido que llevemos es importante saber que las nuevas leyes que la regulan limitan su cantidad a volúmenes individuales de 100 ml, por lo que si viajas con los cosméticos debes revisar las cantidades si no quieres tener que desprenderte de ellos si no deseas transportarlo mediante facturación. Recuerda que existe la posibilidad de hacerte con los productos líquidos más voluminosos en las áreas comerciales del aeropuerto tras haber pasado los controles de seguridad, sin tener problemas con la limitación. Los productos alimenticios infantiles y de dietas especiales que vayan a ser consumidos durante el vuelo quedan exentos de limitaciones.

Relacionado  Vacaciones en Nicaragua: Granada, el Lago de Cocibolca, el Volcán Mombacho y otras visitas imprescindibles

Estos son algunos de los consejos que os será útil para disfrutar de unas vacaciones sin percances.