san-juan-beach-alicante

En la comunidad valenciana, la Costa Blanca es uno de los ejes principales de turismo durante todo el año. Las razones no son otras que el mar, un fuerte patrimonio arquitectónico y un clima envidiable que obliga a visitarla, al menos, una vez cada año.

En esta fantástica costa, Alicante, población destacada y marinera donde las haya, resalta por ofrecer paisajes abruptos y una historia por descubrir.

Desde sus parques y jardines, al puerto, pasando por sus playas, Alicante presenta una atmósfera envidiable en forma de edificios, murallas y museos. El centro es realmente bello, con edificios de primer orden. El ayuntamiento es un edificio significativo, pero también lo son las iglesias y ermitas que deslumbran un pasado árabe.

El castillo de Santa Bárbara, ubicado en lo alto, es de obligada visita. Nos deja los vestigios de lo que fue un edificio de defensa en la edad media, desde el cual se veía los barcos que venían del mar. Hoy en día, es el lugar ideal para contemplar las mejores vistas de la costa, al dar a la playa y toda la población.

Además, alberga diferentes salas expositivas donde se realizan toda clase de muestras del arte más diverso. Se realizan toda clase de visitas guías para ver el castillo en diferentes épocas del año.

La parte más moderna de Alicante alberga el puerto y su zona de ocio cargada de restaurantes y bares. Lo marinero es protagonista al ofrecer platos de gran exquisitez, donde la paella y el marisco con protagonistas. El ocio está totalmente arraigado en este lugar, donde se comparte playa, discotecas y una gran programación en cine y teatro.

Relacionado  Paraíso rural: Sierra de la Carrasqueta (Alicante)

No en vano, alberga el teatro principal, un edificio de moda que ofrece toda clase de obras de teatro, conciertos, eventos, danza… que todos los meses renueva cartel y que recoge la vida cultural de la costa. Es uno de los motivos por los que recibe mayores turistas procedentes de diferentes partes, incluso de los pueblos costeros cercanos.