Alicante es una de las pocas provincias españolas que puede presumir de unas buenas condiciones climatológicas durante casi todo el año, siendo muchas de sus playas las favoritas de los turistas y amantes del sol, tanto de España como extranjeros. Bañada por el Mediterráneo, la Comunidad Valenciana se presenta como un gran destino de verano.

La costa de Alicante está salpicada por una gran variedad de playas, siendo dos de las más valoradas y conocidas la de Carabassi, en Elche, y la Playa El Rebollo, cercana a la localidad alicantina de Guardamar del Segura. La primera de ellas, la Playa Carabassí, con casi mil metros de longitud, es una playa muy concurrida, donde el buen ambiente está asegurado y donde destacan también la dunas, por lo que es una zona considerada de alto valor ecológico. También es un lugar ideal para aquellos a los que les gusta el nudismo, ya que dispone de zonas apropiadas para su práctica. Por otro lado, la Playa de El Rebollo es más tranquila, de arena dorada y aguas muy limpias. Mide más de mil metros de longitud y también dispone de zona para nudistas. En cuanto a su entorno, se caracteriza por sus pinares, muy extensos y frondosos, lo que otorga un toque especial a la playa, desde la que también se puede contemplar una de las puestas de sol más bellas del Mediterráneo.

Ambas playas posee un amplio abanico de alojamientos, siendo el camping el tipo más popular por sus servicios y precios realmente económicos. En la Playa de Carabassi hay dos campings muy cercanos y con tarifas asequibles, el Camping Lo Morant y el Camping Rocas Blancas. En cuanto a la playa El Rebollo, destaca el Camping Internacional La Marina.