dublin-semana-santa

Una de las características más extendidas de Dublín es la de ser una ciudad amable y abierta a otras influencias. Sin embargo, dentro de la misma ciudad se da una diferencia evidente entre el norte y el sur que con el tiempo tienden a desaparecer, pero que aún puede apreciarse en muchos detalles. Al norte del río Liffey la gente suele ser más llana en sus hábitos, mientras que en el sur predomina la elegancia. Pero veamos más en detalle algunas particularidades de la idiosincracia de la capital de la República de Irlanda, además de saber qué debemos priorizar en nuestro próximo viaje a Dublín.

Los acentos irlandeses
Resulta curioso observar como Irlanda, a pesar de ser un país pequeño, tiene muchos acentos diferentes y que además son todos encantadores. Dublín tiene su propio acento, pero además están los difíciles acentos de Cork y de Kerry. En general, en Irlanda encontraremos esas diferencias en Irlanda del Norte, Kerry, Donegal y Cork, éste último muy difícil, melodioso e interesante.

Prohibición de fumar
En Dublín solo se puede fumar en el exterior, ya sea en la calle o en áreas designadas para ello como zona de fumadores, pero nunca en lugares de interior donde la gente se encuentre trabajando. Esa normativa incluye bares, restaurantes, oficinas, tiendas, taxis, centros comerciales, etc. La ley fue impuesta en el año 2004. Dicen que a muchos no les importa, ya que es una forma de coquetear y ligar mientras se fuma.

Los tranvías, principal medio de transporte
La ciudad de Dublín se está transformando en lo que se refiere a medios de transporte. Se trabaja duro para instalar y terminar cuanto antes las líneas de tranvías, lo que hará que pronto se conviertan en el principal medio de transporte público de la ciudad, a excepción de las ambulancias, los coches de policías y otros.

Relacionado  Escapadas a Dublín | Alojamientos, marcha y atractivos para todos

Llamar a las estatuas con humor
Una de las particularidades de los dublineses es su humor y su ingenio, además de ser expertos en los juegos de palabras. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en las muchas estatuas que están colocadas alrededor de la ciudad y que han sido re-apodadas con nombres poéticos con un poco de sorna y humor. Por ejemplo, la famosa estatua de Molly Malone la suelen llamar “la tarta con el carro”, debido a los grandes pechos de la persona representada. También Oscar Wilde no se salva en la estatua que lo representa en el Arzobispo Ryan Park. Retirada por ahora, en espera de reubicación, está la estatua que era conocida como Anna Livia y que la gente suele llamar “El Floozie en el jacuzzi”. Otra de las estatuas populares que se encuentra en el Puente de los Dos Peniques es la de dos señoras desaliñadas con algunas bolsas de compra a sus pies y a la que suelen llamar “Las brujas con las bolsas”. Lo mismo sucede con otras muchas estatuas de personajes famosos de la ciudad y que sería largo de enumerar.

Cuidado con los gatos
En muchos puntos de la ciudad podemos encontrar señales con la silueta de un gato. Con ellas se quiere alertar a los residentes, visitantes y conductores que deben tener cuidado y proteger a los gatos de la zona.

Northside y Southside
Existe un poco de rivalidad entre el norte y el sur de Dublín, aunque es más simbólica que otra cosa. La diferencia está marcada por el río Liffey, que sirve como frontera de una y otra zona. Aunque existen barrios agradables y una abundante clase media, el lado norte es más pobre y menos turístico que el lado sur. Los libros de Roddy Doyle en los que se ha dado continuamente esa imagen de Northside han contribuido al tópico. Por otro lado, el lado sur de la ciudad es más burgués y con acento, según muchos, bastante afectado.

Relacionado  Dublín, la magia de la Navidad

Periódicos gratuitos
En la ciudad es muy conocida “La Guía de eventos de Dublín”, una publicación gratuita donde se recogen entrevistas y críticas diversas, además de una información bastante amplia sobre pubs, restaurantes, discotecas, cines, teatro, etc. que nos pueden ser de bastante utilidad en nuestro viaje.

Visitar la cárcel de Killmainham
Esta antigua cárcel, la mayor de la isla, es un buen referente para todos aquellos interesados en conocer la historia de Dublín. Por ella han pasado muchos de sus personajes más relevantes a lo largo del tiempo. La entrada incluye una visita guiada, una exhibición y una presentación audiovisual. Como curiosidad, decir que algunas escenas de “En el nombre del Padre” fueron rodadas en el interior de esta cárcel.

Trinity College
En la biblioteca del Trinity College podremos apreciar El Libro de Kells, que en realidad es una biblia encontrada en un lugar de Irlanda llamado Kells. Detrás de este hermoso manuscrito hay una larga historia.

Impermeables y paraguas
Estas dos cosas son esenciales en nuestro equipaje, ya que puede que nos hagan falta, además de unos zapatos cómodos, ya que Dublín es una ciudad muy accesible.

Adaptador británico
Es conveniente comprar y llevar en nuestro equipaje un adaptador eléctrico británico, con el que podremos recargar sin problemas la batería de nuestro móvil, utilizar la máquina de afeitar o recargar cualquier tipo de pilas.