En la comarca del Valle de Ayora, o Valle de Cofrentes, en la Comunidad Valenciana, se halla la Cueva de Don Juan, un monumento natural, de caprichosas formas, donde podremos dejar volar nuestra imaginación. Además, en el entorno podremos compartir el deleite que inspiran los parajes e importantes monumentos con nuestros seres más queridos.

La Cueva de Don Juan es una magnífica gruta que no nos podemos perder si hacemos una escapada a Valencia. Este laberinto subterráneo de estalactitas y estalagmitas hará tanto las delicias de los más aficionados a la espeleología, como de aquellos que no lo son. La cueva, considerada un área natural de especial protección, alberga en su interior, y en su entorno más próximo, maravillas naturales que reciben nombres como el Lago de los Deseos, la Gruta del Diablo o la Cola del Pavo Real. También podremos descubrir otros rincones cercanos de gran belleza, a través de distintas rutas, como Cueva Hermosa, las cascadas de Chorradores de Otonel, los Cañones del Júcar, las Pozas del Ral, el Barranco del Agua, conocido también como La Hoz, y Cerro Gordo, entre muchos otros parajes de incalculable valor que se hallan en la zona. Por otro lado, no podemos regresar de nuestra escapada rural sin haber conocido en profundidad el gran patrimonio artístico e histórico de la población valenciana de Valle de Ayora, donde también podremos disfrutar de su gran gastronomía. Algunos de los monumentos y rincones más llamativos de Valle de Ayora son el Palacio-Fortaleza del Duque del Infantado, un impresionante castillo en pleno corazón del pueblo, la Iglesia de Santa maría la Mayor, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, la Plaza Mayor y el Convento de San Francisco. Además, y volviendo a su privilegiado entorno natural, no nos podemos perder el poblado ibérico más importante de la Comunidad Valenciana, Castellar de Meca, declarado además Monumento Histórico Artístico Nacional.

Otra visita imprescindible es la de las pinturas rupestres de El Sordo y Tortosilla, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y después de tantas visitas interesantes y excursiones, no hay nada mejor que degustar algunos de los platos y productos de la gastronomía típica de Valle de Ayora, como la gachamiga y el gazpacho manchego.