Si buscas perderte unos días entre playas que, de momento, han logrado librarse del turismo masivo, verdes parajes poco transitados y a la vez disfrutar de una gastronomía de reconocimiento internacional, entonces la cornisa cantábrica es tu próximo destino. En esta ocasión, te proponemos un recorrido por algunos de los lugares más representativos de la costa vizcaína, para ir conociendo algunas de las maravillas de la costa bizcaína y algunos de los lugares donde escaparnos un fin de semana en verano, o en cualquier época del año.
mapa_vizcaya.jpg

Comenzando desde Bilbao, podemos hacer la primera parada en Bermeo, villa pesquera por excelencia con la mayor flota de la península. El recorrido por sus calles no está completo sin una parada de avituallamiento para degustar sus frescos pescados. Desde allí podemos dirigirnos hasta el Biotopo protegido de San Juan de Gaztelugatxe, uno de los lugares más espectaculares de la costa, o hasta el cabo Matxitxako, prolongación final del monte Sollube.

Muy cerca de Bermeo encontramos Mundaka, población situada en la desembocadura de la ría del mismo nombre, dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Su estuario, el humedal más importante del País Vasco, es un importante refugio para las aves migratorias. Frente a la costa de Mundaka se divisa la Isla de Ízaro y el arenal de Laida.
Los amantes del surf encuentran aquí uno de los enclaves con más renombre internacional para la práctica de este deporte. De hecho, la ola de Mundaka está considerada como una de las mejores izquierdas del mundo, pudiendo alcanzar hasta 400 metros. No obstante, también se puede disfrutar del espectáculo desde la orilla, ya que casi siempre hay surfistas al acecho de esa ola perfecta.

Relacionado  Valencia. Turismo activo en la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

Otra de las localidades costeras con encanto de la zona es Elantxobe, una villa pesquera situada en el Cabo Ogoño que se caracteriza por la gran inclinación de uno de sus accesos y las excelentes vistas que esta peculiar geografía concede. Esta población es también muy popular por sus fiestas, que se celebran cada año en julio.

Dejando atrás la costa, podemos hacer una visita de interés histórico acercándonos hasta Gernika, donde se puede visitar la Casa de Juntas, que alberga el conocido Árbol de Gernika, el roble que representa los Fueros de Vizcaya y lugar donde el lehendakari jura su cargo.