parque-natural-armanon

En el extremo noroccidental de Bizkaia se encuentra el Parque Natural de Armañón. El parque, de una elevada calidad paisajística, es considerado como uno de los más bellos en el País Vasco, un lugar de relieve abrupto, frondosos bosques y caseríos que configuran unos paisajes inolvidables.

Son muchos los motivos para elegir como próximo destino de viaje el Parque Natural de Armañón. El primero es por la gran variedad de actividades que se pueden realizar, puesto que dadas las singulares características del relieve de la zona, podremos realizar desde senderismo, escalada y parapente hasta montañismo y pic-nic. El relieve es muy abrupto y está dominado por las masas de Peñas de Ranero, Armañón y Los Jorrios. Los robledales y hayedos son las formaciones vegetales más características del parque y dentro de su enorme riqueza faunística destacan especies protegidas como el murciélago mediterráneo de herradura, la marta y el búho real. Una de las visitas que no podemos perder durante nuestra estancia es sin lugar a dudas la de los yacimientos y monumento funerarios prehistóricos de la zona, muestra de la presencia humana en el lugar desde hace miles de años.

Los principales accesos al área desde el exterior se realizan por las carreteras BI-630, si se procede de la zona de Ramales o Balmaseda y BI-2617, si se procede de la zona de Guriezo. El acceso interno al área se realiza desde el barrio de Ranero, a través de la carretera que conduce a Pozalagua y por El Suceso desde Las Torcachas o el Pontarrón en Valle de Carranza, o desde Cueto por la pista que asciende a la zona de la Peña el Posadero en Trucios-Turtzioz. En cuanto al alojamiento, la mejor opción suele ser alojarse en una pensión, casa rural u hostal en Valle de Carranza, a pocos minutos del parque.