museos elche

La Costa Blanca nos ofrece diferentes encantos al estar bañada por mar. Las poblaciones costeras del Mar Mediterráneo engloban edificios históricos y también toda clase de atractivos y actividades para pasarlo bien.

Elche es una de las estas poblaciones marineras que está protagonizada por dos Patrimonios de la Humanidad reconocidos por la Unesco. Uno de ellos es el Palmeral, una gran extensión de palmeras de diferentes épocas y de larga tradición que esconde un amplio pasado. Además, cuenta con un museo y zona expositiva donde se da a conocer la historia de esta clase de palmeras en la costa. En esta extensión también se realizan toda clase de actividades, como conciertos de música al aire libre.

El segundo patrimonio de la Humanida de Elche es el misteri d’Elx, una representación teatral religiosa y cantada que se celebra desde la Edad Media. Suele tener lugar en la Basílida de Santa Maria, una de las más importantes de la ciudad, el 14 y 15 de agosto, donde la ciudad se llena de visitantes para ver esta obra especial.

Pero Elche es mucho más y en su casco histórico podemos visitar monumentos bellos de diferentes estilos arquitectónicos. Es el caso de la ya nombrada Basílica de Santa María, la Torre de Santa María, el propio Ayuntamiento de estilo gótico, el Palacio de Altamira, la Torre de la Calahorra o el Convento de la Merced.

Si preferimos los museos, la ciudad cuenta con exposiciones de arte que se van renovando al paso de los meses. Recomendamos visitar el Museo Arqueológico y de Historia de Elche, el original Museo de la Festa, los baños árabes y sus restos, el Museo de Arte Contemporáneo con exposiciones de diversos artistas, algunas permanentes y otras temporales, el citado Museo del Palmeral, el Centro de Visitantes y el Centro Municipal de Exposiciones.

Relacionado  Fin de semana en Sevilla: Visitas, paseos, diversión y otras alternativas

Para recorrer la ciudad perfectamente y de manera cómoda, el ayuntamiento pone a disposición de los turistas varios transportes como el Trenet, que recorre el palmeral, el centro histórico y otros barrios a bordo de un pequeño tren que gusta a las familias.