jadraque

La localidad de Jadraque, en la provincia manchega de Guadalajara, se presenta como un gran destino rural para preparar nuestra próxima escapada económica de fin de semana al interior de la Península Ibérica. Situada en un precioso valle, el Valle de Henares, la villa de Jadraque es naturaleza viva, historia, arte y gastronomía, un lugar hecho para los sentidos.

Jadraque es un destino ideal para visitar en cualquier época del año, una villa con mucha historia, monumentos interesantes y donde podremos realizar numerosas rutas de senderismo en su privilegiado entorno. Algunas de las visitas que no nos podemos perder durante nuestra estancia en la zona son la del Palacio de los Verdugos, majestuoso edificio que data del siglo XVIII y donde destaca la denominada Saleta de Jovellanos, la Casa de Postas, y algunas edificaciones religiosas tan atractivas como la Iglesia de San Juan Bautista, que data del siglo XVII, y la Ermita del Santo Cristo, conocida por haber sido escenario del matrimonio entre Don Rodrigo Díaz de Vivar, Conde de Cid, y María de Fonseca. Pero el lugar más turístico de la villa de Jadraque es, sin lugar a dudas, el Castillo del Cid, edificio de leyenda donde todos nos lo pasaremos en grande, tanto pequeños como mayores. Otra visita interesante sería la de la villa de Hita, a unos veinte kilómetros de Jadraque, ya que dicha villa medieval fue declarada Conjunto Histórico Artístico, un lugar donde pasear supone trasladarnos a la plena Edad Media. Por eso resulta un lugar ideal para pasar unos románticos días en pareja. Otra de las mejores formas de conocer y disfrutar la zona es a través de su gastronomía y no nos podemos volver sin haber degustado el cabrito asado en salsa jadraqueña, un manjar exquisito que no defraudará a nadie.

Relacionado  Picos de Europa | La Ruta del Cares en tu fin de semana

Llegar a Jadraque es muy sencillo dada su estratégica situación geográfica. A caballo entre las ciudades de Atienza y Guadalajara, Jadraque está unida tanto a Madrid como a Guadalajara por tren. En cuanto al alojamiento, el tipo más extendido es la casa rural y la casa dedicada al agroturismo, alojamientos muy económicos, acogedores y con mucho encanto.