El Parque Arqueológico de los Enebralejos se presenta como una de las propuestas más originales y enriquecedoras para disfrutar en familia, un lugar hecho a medida para que los niños se lo pasen en grande y aprendan al mismo tiempo en vuestra escapada de fin de semana.

En la Sierra de Guadarrama se halla el Parque Arqueológico de los Enebralejos, concretamente en Pládena (Segovia), cerca del río San Juan. Entre las visitas indispensables para una visita turística a Prádena destacan varias cuevas fascinantes, siendo algunas de las más famosas las Cuevas de Graja y la Cueva de los Enebralejos, con atractivas pinturas rupestres muy bien conservadas. Visitar este parque supone viajar en el tiempo, ya que aquí hay un poblado perteneciente a la Prehistoria en el que podremos admirar reproducciones de cabañas, utensilios y armas de los inicios de la Edad de los Metales. Además, el precio de las entradas es muy económico, tan solo cinco euros, los adultos, y menos de cuatro los niños. Además del parque en sí, disfrutaremos de unos paisajes que nos dejarán con la boca abierta, y también de pueblecitos con mucho encanto como Pedraza o Turegano, ancladas siglos atrás gracias a la conservación de la arquitectura tradicional. Otra de las formas de disfrutar de la zona es a través de la gastronomía, siendo uno de los platos más populares el cordero lechal, de singular sabor.

En cuanto al alojamiento, hay una gran variedad en las localidades cercanas al parque. La casa rural es el alojamiento estrella, como la Casa Rural Casa Roman, con tarifas muy asequibles. Pero también podemos elegir entre dormir en un hotel, hostal o albergue en algunas de las villas próximas como Hoces o Chorros.