andros

Con la llegada de la primavera, las escapadas románticas de fin de semana comienzan a tomar auge coincidiendo con el inicio del buen tiempo y la renovación que supone esta hermosa estación anual. Como suele ocurrir siempre, este tipo de viajes en pareja nos sugiere buscar destinos que reunan las condiciones propias para esa calma íntima que deseamos disfrutar con nuestra pareja durante unos días. Por ello, un lugar como la isla de Andros nos sumergerá en ese ambiente tan especial que necesitamos para encontrarnos un poco más con nuestro ser más querido.

La isla de Andros está ubicada a treinta kilómetros al sureste del puerto de Rafina, en el lado continental del Mar Egeo, y es un destino muy solicitado en tiempo de vacaciones por la sociedad ateniense acomodada. Estas personas han construído casas y apartamentos en la zona que sirven como refugio para sus idílicas escapadas.

Esta hermosa y particular isla griega cuenta con un litoral de 110 kilómetros y con más de trescientas playas de arena. Sin embargo, si en nuestra escapada romántica de fin de semana preferimos huir de las playas abarrotadas y buscar un ambiente más tranquilo, debemos dirigirnos a las que están situadas en la esquina noreste de la isla.

Para nuestros paseos por el mar, la isla de Andros cuenta con taxis acuáticos, en los que los viajeros pueden conectar las playas y trasladarse de una a otra con facilidad.

En cuanto a lugares para visitar, la isla de Andros cuenta con muchos puntos de interés ideales para no pasarlos por alto. Si nos gusta visitar museos o pasear podremos disfrutar bastante. Para los que les guste explorar, en esta isla encontrarán muchos senderos y caminos rurales que atraviesan bosques de moreras y pinos que nos llevarán hasta pequeños pueblos de la zona y manantiales ubicados en la montaña.

Relacionado  Escapadas Barcelona | Fin de semana de fiesta, marcha y diversión

Realizar senderismo es muy recomendable para los viajeros en la isla de Andros. Este lugar es perfecto para salir a caminar, disfrutar de impresionantes vistas panorámicas, de un buen vino en alguna taberna que hallaremos en al camino y para delitarnos con el canto de los ruiseñores de la zona.

Si buscamos un refugio relajante propio para enamorados, en las bahías aisladas de la isla, cada una con un impresionante telón de fondo, lo hallaremos sin dificultad. Porque esta es una isla de contrastes además tendremos la posibilidad de practicar deportes acuáticos, ya que tendremos a mano instalaciones y estructuras apropiadas para ello. Los viajeros suelen practicar con frecuencia el buceo, el windsurf y los paseos en barco.

Como se ve, la isla de Andros nos ofrece todos los ingredientes para disfrutar de una memorable escapada romántica durante las próximas fiestas de Semana Santa.