vall de ribes

El turismo rural está fuertemente presente en la Vall de Ribes, en los Pirineos de Girona, en la comunidad autónoma de Cataluña. Esta zona está repleta por verdes valles, montañas y también pueblos con cierto encanto.

Hay actividades durante todos los meses del año. En invierno, encontramos cercanas las pistas de esquí de La Molina y sobre todo a unos km la de la Vall de Núria, una fantástica montaña que en verano se transforma con toda clase de actividades.

Este valle está al lado de Ripoll, una de las poblaciones más extensas de la zona. Alberga un edificio realmente famoso, como es el Monasterio de Santa María de Ripoll, un ejemplo del románico catalán que anteriormente estaba formado por un gran conjunto arquitectónico. Actualmente, destaca por su pórtico, del S.XI, el claustro y su patio.

Al lado, Ribes de Freser es un pequeño pueblo con encanto por el que pasa el río Freser. En plena montaña, tiene estación de tren y cuenta también con el cremallera para subir hasta la estación de esquí de Núria, que hemos citado anteriormente.

El cremallera es un tren especial que va a marcha más lenta y es el único transporte que nos lleva hasta Núria. En su trayecto hace parada en Queralbs, una bonita población protagonizada por sus casas de piedra y tejados de pizarra, y por conservar la iglesia de San Jaume, que data del siglo X.

Una vez en Núria, encontramos un santuario en honor a la Mare de Déu de Núria, una fantástica exposición de montaña, una tienda de productos artesanos de la zona, la pista de esquí y un hotel.

Relacionado  5 ciudades para un fin de semana en mayo

El senderismo es frecuente en la Vall de Ribes, de manera que se realizan toda clase de deportes de aventura por sus montañas. Muy cerca, podemos hacer una excursión y llegar hasta la montaña del Puigmal, una de las más altas de la zona. Más arriba de Núria está la frontera con Francia, que podemos llegar andando o bien en tren hasta la Tour de Carol.