Un destino perfecto para gozar de la paz y tranquilidad típica que se respira en Portugal, es Oporto. Esta ciudad localizada a la orilla del Duero, es la más antigua de toda Europa, en cuanto al turismo se refiere y alberga para nuestro disfrute un gran valor artístico y monumental.

oporto.jpg

Su centro histórico, de pequeñas calles y numerosos monumentos de gran riqueza histórica, es una buena opción para los amantes de las creaciones de otros tiempos. De todas formas resulta muy agradable para todo el mundo el realizar un recorrido de placer por este lugar tan maravilloso. Este fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Oporto está repleta de rutas culturales, las cuales son posibles realizar con la ayuda de guías que os proporcionarán datos de interés sobre lugares y monumentos locales. Las visitas guiadas son la mejor opción para visitar un lugar que ha legado a través de los siglos numerosas historias, leyendas y actos históricos que han marcado la evolución de la cultura.

De las construcciones más turísticas del lugar podemos destacar la Iglesia y la torre de los Clerigos, que data del siglo XI y que es imprescindible visitarlo a nuestro paso por esta bella ciudad. Otro monumento digno de ser apreciado es el Pazo Episcopal, que representa el palacio más impresionante de Oporto. La Iglesia del Santo Ildefonso de bella fachada enlucida con azulejos. También podremos darnos el gustazo de visitar montones de edificaciones antiguas que son un culto al arte pasado.

En Oporto disponemos de numerosos lugares en los que podremos alojarnos durante la visita a esta ciudad de ensueño, como magníficos hoteles asequibles para todos, teniendo también en la periferia una gran variedad de casas rurales, paradores y campings, de admirable belleza y con diferentes ofertas para que nuestras vacaciones sean lo más económicas posible.