El municipio almeriense de Cuevas de Almanzora ha sido a lo largo de la historia un punto estratégico para piratas, así como durante la Reconquista. Un municipio con muchos secretos y rincones de gran atractivo turístico que harán de nuestra escapada rural a Almería algo irrepetible.

Al noroeste de la provincia andaluza de Almería se halla Cuevas de Almanzora, un municipio que ha sabido enriquecerse de todas y cada una de las culturas que la han habitado, configurando así un patrimonio artístico e histórico de gran riqueza. Otro hecho que ha favorecido que hoy podamos disfrutar de su gran legado fue el auge económico de la zona durante la explotación minera en la Sierra de Almagrera, época en la que se construyeron en la zona majestuosos monumentos y edificios. El símbolo indiscutible de la población es la Plaza de La Libertad, donde se halla el Castillo del Marqués de los Vélez. Otras atracciones y rincones interesantes de Cuevas de Almanzora son sus museos, siendo el Museo Antonio Manuel Campoy, con una galería de arte, y el Museo Arqueológico Municipal los más destacados. Conoceremos en su entorno natural parajes de gran belleza y atractivo, tanto de costa como de interior, con un considerable valor biológico y paisajístico. Y disfrutaremos también de sus huertas moriscas y de numerosas actividades al aire libre en la Sierra de Almagrera. Ofertan desde rutas de senderismo y rutas a caballo, hasta escalada o paintball. En cuanto al entorno costero, algunas de las calas más hermosas del municipio son Cala Cristal, rodeada de altos acantilados, la Cala de las Conchas, con frondosos bosques, la Cala de la Dolores, que posee como telón de fondo la gran Sierra de Almagrera, y la Cala Invencible. Otros arenales famosos del municipio son Cala Verde, en el Paseo Marítimo de Villaricos y uno de los destinos favoritos de muchos submarinistas por sus arrecifes de coral; el Calón, con sus fondos de praderas de posidonia oceánica, el Peñón Cortado y la Playa de Luis Siret.