En Álava se halla el Parque Natural de Valderejo, que ocupa el municipio de Valdegobía y que se presenta como uno de los mejores destinos del norte peninsular para pasar unos días de paz y tranquilidad en plena naturaleza, un lugar de ensueño que no decepcionará a nadie.

El Parque Natural de Valderejo destaca, además de por sus paisajes y gran riqueza, por el buen estado de sus infraestructuras y amplia gama de servicios que ofrece a sus visitantes. En la zona podremos disfrutar de un día de picnic en cualquiera de sus áreas recreativas, disfrutar de una ruta de senderismo , ya que son varias las que nos proponen, o practicar escalada y bicicleta, entre muchas otras actividades que se pueden desarrollar en la zona, gracias a la variedad del relieve. La vegetación es muy variada y sus formaciones también lo son, dependiendo siempre de la altitud del terreno. Los pinares y hayedos son las formaciones vegetales predominantes, aunque también hay extensas praderas y zonas de cultivo. En cuanto a la riqueza faunística de Valderejo, destacan las aves rapaces como el alimoche y el halcón, aunque hay que destacar que aquí se encuentra la mayor colonia de buitre leonado de todo el País Vasco. También hay mamíferos muy interesantes como la marta o el ciervo.

Pasear por los senderos de este parque significa sorprenderse, por las panorámicas, la vegetación, y las aldeas que se hallan diseminadas por todo su territorio, aldeas que nos transportaran al pasado al conservar perfectamente sus tradiciones, arte y arquitectura. Una de las aldeas que no se nos puede escapar es Lalastra, donde apenas viven diez personas. Uno de los grandes atractivos del lugar son sin lugar a dudas los yacimientos arqueológicos que se han descubierto hace pocos años, de gran importancia.

Relacionado  Escapada por Algarve (Portugal): Albufeira, "Castillo sobre el mar"

Llegara  la zona es muy sencillo, desde Vitoria tomando la carretera N-1 hasta Nanclares de la Oca, tomando después la N-625 hasta San Millán de San Zadornil y por último la carretera vecinal que une esta localidad con la aldea de Lalastra. En cuanto al alojamiento, predominan las casas rurales, con todo tipo de servicios y con tarifas muy asequibles, una opción muy rentable si viajamos en un grupo numeroso, aunque también hay varios hoteles.