Situado en la provincia de Castellón, el Parque Natural Desert de Les Palmes es un auténtico hito paisajístico, hecho a medida para los amantes de los espacios naturales más singulares. Una gran alternativa para una escapada de fin de semana en pleno contacto con la naturaleza.

En total son cinco los municipios que ocupan el Parque Natural Desert de Les Palmes: Benicássim, Cabanes, La Pobla Tornesa, Borriol y Castelló de la Plana, lugares que también ofrecen monumentos y rincones de gran atractivo turístico. La vegetación del parque es típica mediterránea, el nombre de “Desierto” no se refiere a la vegetación, sino a la histórica denominación de los monasterios carmelitas en busca de retiro espiritual. Se conservan pequeños alcornocales, pinares, carrascales y formaciones de matorral. La fauna es muy rica y singular también gracias a los variados ambientes presentes en el Parque Natural. Algunas de las especies más emblemáticas del lugar son el halcón peregrino, el búho real y el tejón. Algunas de las visitas que no se nos pueden escapar son las de Les Agulles de Santa Àgueda, elevados relieves de rodeno rojizo desde donde se disfruta de una magnífica panorámica. Otros puntos de interés son la cumbre del Bartolo, los castillos de Miravet y de Montornés, y el convento carmelita de les Santes. En cuanto al alojamiento, lo mejor es quedarse en algún hostal u hotel en Benicassim, por su cercanía al parque y amplio abanico de servicios. Los hostales son muy económicos, pero también hay hoteles con tarifas muy asequibles como Bulevard o El Cid.

El acceso al Parque es muy sencillo, por la carretera N-340, en dirección a Barcelona, una vez pasado Castellón y antes de alcanzar la localidad de Benicàssim, cogiendo la carretera CV-147 que transcurre por el Parque Natural Desert de les Palmes y pasa por la Ermita de la Magdalena; o desde la autopista AP-7, que se accede a través de la salida 46 (Castellón Norte-Benicàssim) y se continua en dirección Benicàssim.