El Parque Natural Marjal de Pego-Oliva, en el Valle de Pego, enclavado entre las provincias de Valencia y Alicante, se presenta como uno de los mejores parques naturales para preparar una escapada de fin de semana económica en un destino rural, junto a nuestra familia, amigos o con nuestra pareja.

El Parque Natural Marjal de Pego-Oliva era en su origen una albufera, de la cual quedan huellas en las balsas y charcas de cristalinas aguas que definen su paisaje. Al ser su ecosistema predominantemente húmedo, su riqueza florística reside principalmente en las plantas acuáticas, muy variadas y abundantes. Pero también hay zonas de dunas donde el gran protagonista es el pino, configurando frondosos bosquecillos que se mezclan con zonas de matorral mediterráneo. En cuanto a la riqueza faunística del Parque Natural Marjal de Pego-Oliva, destaca la presencia de numerosas aves y peces. Algunos de los peces más significativos que nadan en las charcas y canales del parque son la anguila y la carpa, mientras que las aves más representativas son la garza real y el águila pescadora. Además de este gran patrimonio biológico, el lugar destaca por su gran valor paisajístico. Ver atardecer en las zonas de arrozales, o ir en bicicleta por los senderos que recorren sus dunas y zonas húmedas de exuberante vegetación, será una grata experiencia para recuperar las energías en el fin de semana. Además, durante nuestra estancia no nos podemos perder una visita al majestuoso y bien conservado Castillo de Ambra, y los monumentos árabes, cuevas y restos arqueológicos de la zona, atractivos turísticos de gran importancia artística e histórica.

Llegar al parque es muy sencillo, por la CN-332, y por la Carretera Autonómica 3318 de Pego-Oliva. En cuanto al alojamiento, en los pueblos y villas de la zona del parque podemos acceder a una gran variedad de hoteles de varias categorías, hostales, casas rurales y campings económicos.