La playa de Valdevaqueros, perteneciente a la provincia de Cádiz y enclavada entre dos parques naturales, ha sido noticia este último mes, por preocupantes motivos.

La playa de Valdevaqueros, casi virgen, se ve ahora amenazada por el proyecto para la construcción de un inmenso complejo hotelero a sus orillas, después de haber resistido todas las oleadas de histeria constructora que en gran parte se han utilizado para el fomento del turismo en las playas españolas. Al menos, eso es lo que dicen. No obstante, la playa de Valdevaqueros ya posee sus turistas fieles y miles de nuevos descubridores de sus encantos que, cada año, disfrutan de sus aguas, su arena y su viento. De hecho, esta playa es adorada por los amantes del kitesurf y el windsurf, ya que el viento que agita sus aguas resulta perfecto para tales deportes acuáticos. El Parque Natural del Estrecho y el Parque de los Alcornocales enmarcan este lugar tan especial, natural y bien conservado. Por ello, no parece tener mucho sentido que se trate de atraer otro tipo de turistas, de los que buscan sol y playa, ya que ese mismo viento, que a los surferos tanto favorece, es el que impide bañarse en la playa o tumbarse en la arena, muy a menudo. No ha surgido aquí un turismo convencional, aunque también tenga chiringuitos cerca, sino que, de forma natural, ha venido creciendo con los años la afluencia de deportistas y seguidores del viento provenientes de todo el mundo.

Por qué no respetar lo natural, por qué forzar un camino que no va a funcionar a todas luces. Las playas de Tarifa ya disponen de alojamientos, servicios, conexiones…Cada lugar tiene su encanto, la playa de Valdevaqueros y su entorno muestran abiertamente el suyo, que nadie se lo arrebate.