Queso_ibores

La zona extremeña de los Ibores, a caballo entre la Sierra de Las Villuercas y el Campo de Arañuelo, atrae cada año a miles de turistas amantes de la naturaleza y de los mejores entornos rurales, una tierra de gran valor paisajístico y configurada por pueblecitos con un gran patrimonio artístico e histórico.

La zona se caracteriza por sus extensas dehesas de encina y alcornoque que en intervalos se mezclan con frondosos castañares, una tierra fértil, de gran riqueza, faunística, florística y cultural, donde viviremos experiencias inolvidables, ya sea en familia, con amigos o con nuestra pareja. Son muchas las rutas, ya sean a pie o en bicicleta, que se pueden llevar a cabo en Los Ibores, siendo la mejor opción comenzar nuestro viaje desde Guadalupe, prosiguiendo nuestra ruta por el Río Guadarranque hasta Carrascalejo, donde destaca su iglesia y un conjunto de casas nobiliarias muy bien conservadas. Otras paradas obligatorias durante nuestro viaje son las localidades de Villar del Pedroso, cuyo edificio más emblemático es la Iglesia de San Pedro, y Valdelacasa del Tajo, en cuyo entorno destaca la presencia e abundantes especies animales cinegéticas como el ciervo y el jabalí, hecho que hace de la zona uno de los destinos más atractivos para la práctica de la caza. En Bohonal de Ibor destacan los restos de un templo de la Época Romana, declarado Monumento Histórico-Artístico, y en Mesas de Ibor, nos encontraremos con una aldea típica medieval que supondrá un auténtico viaje en el tiempo. Nuestra ruta termina en Navalvillar de Ibor, donde destaca su artesanía, siendo algunos de los productos más típicos las sillas de enea y los delicados bordados. En cuanto a los parajes que nos encontraremos en nuestro camino, caben destacar la presencia de numerosas aves rapaces en las sierras de Altamira y Deleitosa, y las piscinas naturales donde poder disfrutar de un refrescante baño rodeados de un entorno envidiable.

Relacionado  Palas de Rei (Palas de Rey), experiencia Santiaguista en Lugo. Turismo en la Galicia salvaje

En cuanto a la oferta de alojamientos de la zona de Los Ibores, hay que destacar la variedad y abundancia: campings, posadas, albergues juveniles, casas rurales, casas dedicadas al agroturismo, y hoteles de varias categorías repartidos entre todas las villas mencionadas.