Una de las rutas por Guadalajara que existen, y que constituye una forma ideal para hacer turismo rural en Guadalajara es la conocida Ruta de la Alcarria. En esta ruta nos toparemos con pueblos con una historia extraordinaria, grandes paisajes, monumentos y tradiciones que no dejarán indiferente a nadie.

La Ruta de la Alcarria se lleva a cabo entre las ciudades de Sigüenza y Guadalajara, a través de aldeas, pueblos y parajes con mucho encanto. La ruta suele comenzar en Guadalajara y desde ahí sigue hacia las siguientes localidades manchegas: Aldeanueva de Guadalajara, Lupiana, Torija, Horche, Brihuega, Yebes, Cifuentes, Aranzueque, Gárgoles, Hontoba, Durón, Mondéjar, Budía, Pastrana, Romancos, Tendilla, Yélamos de Abajo y Romanones. Una ruta cultural a la vez que rural, que comprende un gran número de pueblos de la provincia de Guadalajara. Una oportunidad excepcional para conocer más de cerca las tradiciones, costumbres y cultura de la zona, como su miel, apreciada y de gran calidad. La primera parada la realizaremos en la localidad de Brihuega. Situada en un enclave natural de gran belleza, en pleno Valle del Tajuña, Brihuega es conocida por su famosa Fábrica de Paños. En Torija nos toparemos con un patrimonio artístico e histórico de gran valor, siendo algunos de sus rincones y monumentos más emblemáticos la Plaza Mayor, el Castillo y el edificio del Ayuntamiento, del siglo XVI. Durón destaca por su amplio abanico de palacetes y casas solariegas mientras que en Cifuentes podremos contemplar joyas arquitectónicas como la conocida como Casa de los Gallos, la Iglesia de los Remedios y el Convento de Santo Domingo. En Yélamos de Abajo hallaremos huellas de civilizaciones tan dispares como son la romana y la árabe. El símbolo indiscutible de la villa es sin lugar a dudas la Fuente del Moro, que a pesar de su nombre no pertenece a la Época Árabe sino a la Romana.

Otros de los monumentos de interés que no nos podemos perder durante nuestro viaje son el Monasterio de San Bartolomé, en Lupiana, la Iglesia de San Pedro, en Hontoba, y la iglesia gótica de Santa María Magdalena, en la localidad de Mondéjar. Por último nos encontramos con Tendilla, declarada de Interés Histórico y Artístico, y el pueblo medieval de Pastrana, un lugar que nos transportará directamente a la Edad Media.