El litoral español posee algunas de las mejores playas para una escapada de fin de semana económica, arenales cuyas características y buena calidad han sido recompensadas con el distintivo de calidad de Bandera Azul. En la costa de la Comunidad Valenciana encontramos un gran número de playas que se hallan en tan selecta lista.

Una de las mejores playas de toda la Comunidad Valenciana es la Playa de Bellreguard, situada en el municipio que recibe el mismo nombre. Se trata de una playa de aproximadamente un kilómetro de longitud, de fina arena, aguas limpias y cristalinas y donde además se pueden realizar todo tipo de deportes asociados al medio acuático. Otra playa que destaca por su buena calidad es la playa de El Faro, en Cullera. Destaca por sus servicios y fondo marino, que la convierten en una de las mejores playas para el buceo. Algunas de las calas que también poseen Bandera Azul son la Cala de Capitán, en Orihuela, la Cala de Finestrat, en un entorno inconfundible en el cual sobresale la torre vigía, la Cala del Retor, en Oropesa del Mar y, en Benidorm, nos encontramos con la Cala de Mal Pas, muy tranquila y aislada. En Torrevieja también podremos encontrar calas y playas de calidad, como es el caso de la Cala de Piteras, de casi dos kilómetros de distancia y donde también hay una zona ideal para la práctica del nudismo. Y en el municipio de Altea, no encontramos con la playa de Cap Blanch y la Playa de Cap Negret. La primera, de casi un kilómetro de longitud, dispone de un servicio de alquiler de tablas de surf, para jugar con las olas, mientras que en la segunda, de más de dos kilómetros de largo, disfrutaremos de la exuberante vegetación que la rodea y de unas vistas excelentes de la Sierra de Bernia.

Por último, otros arenales destacados de la Comunidad Valenciana son Daimús, con un gran paseo marítimo donde la diversión no cesa cuando cae el sol, la Playa de la Dehesa de Campoamor, en Orihuela, el arenal Del Portet, en forma de concha, la Playa de El Racó, bajo el imponente Penyal d´Ifach, y la Gran Playa de Santa Pola. En todos los municipios mencionados podemos acceder a un amplio abanico de alojamientos, para todos los gustos y bolsillos. Hoteles de todas las categorías, campings, hostales juveniles, casas rurales y de agroturismo, y alquiler de apartamentos privados.